El clásico pasó. Los Andes y Temperley protagonizaron una nueva edición de un partido más que especial para ambos, por su histórica y eterna rivalidad, que lejos estuvo de entretener a los espectadores. El encuentro finalizó 0-0, un resultado que terminó siendo justo y desde los dos equipos demostraron estar satisfechos con no haber perdido.
El partido aburrió a todo el Eduardo Gallardón. Las constantes imprecisiones, el mezquino planteo táctico de ambos directores técnicos (un 4-4-2, con sus volantes central pegados cerca de la línea de defensores) y la poca situaciones de peligro, hicieron que las expectativas generadas hayan quedado grandes.
En los primeros 35 minutos de la etapa inicial, Temperley fue el equipo que mejor hizo las cosas. Avisó ni bien arrancó el encuentro con un suave cabezazo de Cristian Quiñonez que atrapó sin problemas el arquero del local, Luciano Díaz. Tres minutos después, Gustavo Pinto falla en defensa, Luis López lo sorprende, le gana la posición y saca un violento remate que se va por encima del travesaño.
Luego del buen arranque, además de un tiro libre ejecutado por Gastón Aguirre, que salió bastante lejos, y un fuerte disparo de Jorge González desde larga distancia que capturó sin problemas Lucho Díaz, Los Andes comenzó a reaccionar e intentó poner en peligro el arco rival, custodiado por Federico Crivelli.
A los 41 llegó la situación más clara del Milrayitas en el partido: Gran contra y conexión entre José Luis Gómez, Aldo Visconti y Germán Scamporrino, quien mandó el centro para que Luis Zeballos, solo y ubicado en el punto del penal, cabecee forzado, apenas por encima del travesaño.
En el complemento, la historia no cambió mucho, todo lo contrario, se dio algo similar al primer tiempo, aunque el albirrojo tuvo alguna aproximación más clara que su rival. La primera oportunidad la tuvo López, luego de un centro de Matías Miramontes, que salió cerca del arco defendido por Díaz.
Cuando el cronómetro indicaba que habían transcurrido 32 minutos del segundo tiempo, Scamporrino se hizo cargo de un tiro libre desde la derecha y metió un centro-pase a la cabeza de Visconti, quien sacó un fantástico frentazo, pero Crivelli, de estupenda manera, desvió la pelota, por arriba del travesaño, al corner.
Los minutos transcurrían y nada de peligro pasaba en las áreas de ninguno de los dos equipos. Segundos después de que el árbitro marque los cuatro minutos adicionales, el Milrayitas tuvo la jugada más clara del partido. Visconti peleó y le ganó la pelota a Aguirre en la puerta del área, sin ángulo para rematar habilitó a Lucio Cereseto, quien solo frente al arquero sacó un tibio disparo que Crivelli tapó sin mayores dificultades.
De esta manera, Lamolina señaló la mitad de la cancha y dio por finalizado el encuentro. El 0-0 es un justo resultado para lo que fue el encuentro, en donde las imprecisiones y el nerviosismo se quedaron con el mayor protagonismo del clásico.
El próximo compromiso de Los Andes será el domingo, desde las 13:00, con Almagro en el Gallardón, mientras que Temperley visitará el sábado, a partir de las 21:00, a Estudiantes de Buenos Aires. Ambos conjuntos saben que deben conseguir un triunfo, para que el punto logrado anoche pueda revalidarse.
Los Andes: Luciano Díaz (72 min. Ariel Barros); Mariano Barale, Gustavo Pinto, Pablo Nieva, Ariel Martínez; José Luis Gómez, Luis Zeballos, Jonathan Belforte (83 min. Guillermo Ojeda), Germán Scamporrino; Luis Bevacqua (60 min. Lucio Cereseto) y Aldo Visconti.
DT: Felipe De La Riva.
Temperley: Federico Crivelli; Andrés Manzanares, Gastón Aguirre, Sebastián Ferreira, Nicolás Demaldé (80 min. Martín Frejuk); Nahuel Pansardi, Emiliano Gianunzio, Cristian Quiñonez, Matías Miramontes (83 min. Emmanuel Giménez); Luis López y Jorge González (67 min. And
rés Montenegro).
DT: Aníbal Biggeri.
Goles: No hubo.
Amonestados: Nieva y Zeballos (LA); Miramontes (T).
Expulsados: 93 min. Ferreira (T).
Estadio: Eduardo Gallardon (LA).
Árbitro: Nicolás Lamolina.





Fuente: AscensoYa
Editado por Dai Almiròn
@morochha17

0 comentarios:

Publicar un comentario