San Carlos venció sobre la hora a Los Andes y quedó a tiro de Atlanta.
A Villa San Carlos no le vengan con chamuyos, eh. Tiene bien claro su libreto: no hay segundos finales que lo agobien, ni rivales que lo intimiden. La lección la aprendió ayer Los Andes, que teminó con la cabeza gacha y se fue sin puntos de Berisso.
Un minuto. Sesenta segundos. Eso fue lo que necesitó el local para ponerse en ventaja: disparo desde lejos de Ignacio Oroná que terminó en los pies de Pablo Vegetti, quien la mandó al fondo del arco.
La clave estuvo en la mitad de la cancha. Ahí donde el equipo local se adueñó del balón. Ojo, el Milrayitas también hizo lo suyo: jugó con la pelota al césped, pero no tuvo profundidad. Así y todo llegó al 1-1: Cereseto mandó un centro desde la derecha y el Pitu Gómez la empujó para poner las cosas en parda.
Entonces sucedió: parecía que los de Rezza se iban con apenas un punto, pero Ignacio Oroná salvó a los suyos. Metió el 2-1 y dejó a La Villa a un punto de Atlanta, el líder. Y de esa manera agrandó la esperanza del ascenso.





Fuente: Olé
Editado  por Dai Almirón
@morochha17

0 comentarios:

Publicar un comentario